ROTAR LAS RUEDAS

Hola a todos, hoy vamos a tratar un tema fundamental para la perfecta conservación de nuestros patines, la rotación de las ruedas.

Intentaremos realizar una explicación lo más sencilla posible para que dejar claro lo esencial de este tema, y luego con la ayuda de los dos vídeos pertenecientes a nuestro canal de Youtube, completaremos toda nuestra formación.

La mejor manera de comenzar es comentando dónde está el origen de este problema.

ORIEGEN DEL PROBLEMA

Las ruedas de nuestros patines van a sufrir un desgaste desigual, no se producirá con la misma intensidad en su parte interior que en su parte exterior, y tampoco será igual en las ruedas traseras que en las delanteras, y por si no fuera poco, siempre tendremos una pierna que gastará más que la otra.

Todo esto viene a significar que nuestras ocho ruedas solo serán perfectamente iguales y redondas cuando sean nuevas.

Imagen que muestra diferentes desgastes en ocho ruedas

Si no hacemos un mantenimiento de forma regular, no pasará mucho tiempo para observar diferencias muy evidentes entre ellas, y lo peor de todo esto es que este desgaste siempre es mayor en uno de los lados de la rueda.

Por tanto, necesitamos un sistema que nos permita conservarlas en el mejor estado posible durante el mayor tiempo posible.

LOS ESQUEMAS DE ROTACIÓN

En Internet se pueden encontrar esquemas de rotación que tienen esta finalidad. Consisten en una serie de pasos que se tienen que seguir de forma metódica, y que nos indicarán en todo momento en qué posición debemos colocar cada una de nuestras ruedas.

Si intentamos realizar cualquiera de ellos, entre otras cosas veremos lo difícil que resulta seguir todas sus indicaciones sin equivocarnos en alguno de sus pasos, y lo complicado que será acordarnos de todo lo necesario para la próxima vez.

Por lo tanto, no los recomendamos, aunque si alguien quiere intentarlo…, ¡adelante!, seguramente no pasará mucho tiempo para darnos cuenta de que hay algo que no funciona bien.

PRIMERA ROTACIÓN

Nuestra primera rotación tiene que ser más que nada para trastear un poco con tornillos y ejes, y empezar a conocer de primera mano los detalles que envuelven a toda esta operación.

El primer vídeo que dedicamos en nuestro canal a las rotaciones tenía este propósito, pero solo es útil cuando nuestras ruedas están muy nuevas, y por lo tanto solo es válido durante un período corto de tiempo.

En él se muestra un método muy sencillo de rotación, que será útil para esta primera toma de contacto, y sobre todo, para darnos tiempo a conocer mejor nuestros patines antes de meternos a fondo con otro tema totalmente nuevo.

NUESTRO MÉTODO

En el vídeo anterior se aprecia la rigidez de tener que seguir un esquema de rotación, sea cual sea el estado de nuestras ruedas tenemos que seguir los pasos indicados.

Esto no suele acabar bien, porque todo lo que hagamos con nuestros patines influye en el desgaste de las ruedas, y esto cambiará a medida que vayamos aprendiendo.

Esta es otra condición que nuestro método tiene cumplir, que se adapte a todas nuestras necesidades sin ningún tipo de limitación.

Afortunadamente, para lograr esto solo va a ser necesario aprender unas pocas indicaciones muy sencillas, basadas también en algo muy sencillo, la observación.

Ya hemos descrito lo irregular que será el desgaste de nuestras ruedas, y nosotros nos vamos a tener que esforzar para mantener todas ellas con una forma y tamaño similar.

Para conseguir nuestro propósito podemos actuar de tres maneras sobre una rueda:

  1. Dar media vuelta
  2. Cambiar de lugar
  3. Ambas cosas a la vez

Dar media vuelta a una rueda es tan simple como desmontarla, y dejar la cara que mira hacia el interior del patín mirando para el exterior.

Imagen de un patín con ruedas desmontadas, y damos la vuelta a una de ellas

Cambiar de lugar, es lo que su nombre indica, cogemos una rueda y la colocamos en otra posición.

La tercera opción ya queda explicada, pero aún nos faltaría por matizar que con el tiempo este cambio de posición no solo será entre ruedas del mismo patín, también será necesario intercambiarlas con el otro.

Imagen de dos patines con todas la ruedas desmontadas

Con esto ya estamos listos para comenzar, sabemos las operaciones que podemos realizar, y que es el momento de poner en marcha la herramienta de la observación.

Si tenemos nuestros patines nuevos, y empezamos a ver que alguna rueda presenta un pequeño desgaste en una de sus caras (seguramente la interior), será el momento actuar.

Imagen que muestra un pequeño desgaste en una rueda

Esta situación es la ideal para observar qué posiciones serán más consumidoras (estas primeras ruedas en las que apreciemos desgaste), y si gastamos más el interior o el exterior.

Esta información es muy importante, porque marcará nuestra forma de actuar. Siempre que le demos la vuelta a los patines, miraremos primero las posiciones en las que más rueda consumimos (estas pueden cambiar con el paso del tiempo), y actuaremos sobre ellas.

Si es nuestra primera revisión, como mínimo tendremos que dar media vuelta, y se puede dejar el cambio de posición para la próxima vez.

Cuando nos toque realizar este cambio de posición, intentaremos cambiarlas por ruedas que esté en mejor estado, para de esta manera cumplir nuestro objetivo de conservar todas con el mismo tamaño.

Por tanto, básicamente lo que vamos a hacer es vigilar de cerca las posiciones que más rueda gastan, para que siempre tengan ruedas con un buen diámetro.

Para hacerlo correctamente, hay que tener presente que las ruedas traseras son muy importantes para nuestro equilibrio, y no caernos con facilidad para atrás. Lo normal es que precisamente gastemos más en estas posiciones, por lo que no resultará difícil encontrar buenas candidatas para ocupar este lugar.

Una vez colocada nuestra mejor rueda en la posición de atrás, el cómo coloquemos el resto queda un poco en un segundo plano…, al menos al principio. Más adelante es evidente que le tendremos que prestar más atención, sobre todo para tener la capacidad de solucionar cualquier situación que se pueda presentar.

Si alguien por ejemplo, en algún momento advierte que gasta mucho la rueda delantera, tendrá dos puntos a los que mirar, el que acaba de observar, y la rueda de atrás que seguirá siendo importante mantenerla en buen estado (los dos extremos suelen ser las zonas más propensas a recibir los desgastes más intensos).

En este caso, se tendrá que afinar mucho más a la hora de escoger la posición final de todas ellas, pero esto no supondrá ningún problema una vez que tengamos un poco de experiencia.

Con esto ya hemos visto la parte más complicada de este tema, ahora nos falta hablar de la parte más sencilla, pero no menos importante, dar media vuelta a la ruedas.

Ya hemos dicho que las ruedas se gastan más por un lado que por el otro, y por ese motivo es necesaria esta operación. De echo, si no lo hacemos provocaremos el problema más grave al que nos podemos enfrentar.

Una rueda sin este mantenimiento perderá totalmente su perfil redondeado, y llegará un momento en el que ya no podremos hacer nada. Será muy complicado patinar aunque le demos la vuelta, o la cambiemos de posición.

Al comprobar las ruedas de un patín, lo primero que hay que hacer es comparar el interior de todas ellas (el que más se suele gastar) con el exterior, para conocer con rapidez a cuantas le tenemos que dar media vuelta, y luego solo nos quedará averiguar si es necesario algún cambio de posición.

Con esto nos tiene que quedar claro el orden de importancia de estas dos operaciones. Además, una vez llegados aquí se nos puede ocurrir que una buena manera de intentar igualar ambos lados es, gastar uno de ellos, dar media vuelta, y mantener en la misma posición.

Esto ya veremos que no siempre se puede hacer, pero nos será útil en el futuro en algunos casos especiales, como cuando una rueda/ruedas quedan más grandes que las otras, o con una forma diferente a las demás.

Solucionar este tipo de problemas lo veremos muy claro en el vídeo que viene luego, pero como adelanto, básicamente se trata de encontrar la posición más adecuada a cada caso, y sin cambiar la posición, la vamos gastando y girando, hasta que alcance un tamaño o forma similar al resto.

En resumen, teniendo claro nuestro objetivo, y las diferentes opciones que tenemos a la hora de actuar, este método resultará rápido y eficaz. Además, seremos capaces de solucionar cualquier problema que se pueda presentar, y lo único que tenemos que hacer es no olvidarnos de ir echando un vistazo a nuestras ruedas.

Nos falta por aclarar cuándo y cómo hay que intercambiar las ruedas entre los dos patines.

Cuando comenzamos a patinar, el desgaste que vamos a sufrir será mínimo, por lo tanto podemos dejar pasar una buena temporada sin hacer ningún intercambio. De esta manera simplificamos mucho la operación de rotar las ruedas, y nos resultará más fácil aprender.

Con el paso del tiempo, lo que sucederá es que las ruedas de un patín llegarán a ser más pequeñas que las del otro. Esto ocurre porque siempre hay una pierna que es más dominante que la otra, y gastará un poco más las ruedas.

Si nos llega a pasar esto no hay que preocuparse, en el vídeo de más abajo hay una solución muy sencilla.

Para evitarlo tenemos dos opciones, o hacemos progresivamente un intercambio de ruedas, o dejamos pasar algo de tiempo, y cuando lo creamos oportuno (esto dependerá de la rapidez con que gastemos las ruedas) haremos un intercambio de todas ellas.

Si por cualquier razón en algún momento nos sentimos perdidos, y no sabemos muy bien qué hacer, en el vídeo que viene luego también veremos una solución.

Imagen que muestra una parte del proceso para solucionar problemas

Antes de acabar, aquí tienes un resumen de las indicaciones que hay que seguir para que todo vaya bien cuando empecemos a usar este método:

  1. Revisar interior/exterior de ruedas de forma habitual, y actuar para igualar los dos lados.
  2. En la posición de atrás siempre colocaremos una rueda que esté en buen estado.
  3. Cuando lo veamos necesario tomaremos medidas para igualar tamaños en ambos patines

Para hacer este mantenimiento correctamente puede ser suficiente con nuestra vista, pero si tenemos dudas, o simplemente queremos obtener los mejores resultados, un pie de rey nos será muy útil.

Con él conoceremos en todo momento el diámetro de nuestras ruedas. Hay modelos que son muy baratos, aunque no son una opción recomendable si lo necesitamos para trabajos de mucha precisión. Para nosotros será más que suficiente, y después de meses de uso sigue funcionando sin ningún tipo de problema.

Llegados aquí, es hora del vídeo prometido con ejemplos que serán de gran ayuda para resolver cualquier duda, y dónde también hablaremos de algo muy importante para comprender mejor este tema, las diferentes configuraciones flat, Hi-Lo, rockering, etc.

Que vaya bien, y hasta la siguiente oportunidad, ¡¡chao!!

SOLUCIÓN PARA PATINES EN ROCKERING

Los amantes del slalom realizan lo que se denomina rockering, poner dos ruedas centrales más grandes, normalmente 80mm, y dos ruedas más pequeñas de 76mm en los extremos. Una configuración ideal para pasar con más facilidad entre los conos.

Esto supone sacrificar estabilidad, algo que no conveniente para nada a alguien que está aprendiendo a patinar. Si por cualquier motivo nos encontramos con este tipo de patines, hay dos posibles soluciones:

  1. Comprar cuatro ruedas de 80mm
  2. Utilizar nuestro sistema de rotación para igualar sus tamaños

La primera solución es la más rápida y efectiva, pero nos costará dinero y tendremos que buscar ruedas que sean similares. Aunque más adelante las de 76mm también las vamos a poder aprovechar.

Otra posibilidad es utilizar nuestro sistema de rotación para igualar sus tamaños.

Como hemos explicado anteriormente, tener una rueda en buen estado en la última posición es fundamental para no caernos con facilidad para atrás. Así que ya tenemos por donde comenzar, en esta posición vamos a dejar una rueda de 80mm.

Ahora, realmente el resto de ruedas las podríamos colocar de cualquier manera, seguro que vamos a poder patinar, pero algo coherente con lo que acabamos de comentar es realizar una configuración Hi-Lo, 80 80 76 76.

En un primer momento nos podemos encontrar algo raros sobre los patines, ya que habrá cuatro milímetros de diferencia entre las ruedas, pero esta sensación desaparecerá en poco tiempo ya que la rueda central de 80 sufrirá un desgaste más rápido que el resto.

Otra posibilidad es colocarlas intercaladas, 80 76 80 76, de esta manera prácticamente no notaremos nada extraño. Si giramos y rotamos solo las ruedas de 80mm, en poco tiempo podremos pasar sin problemas a la configuración Hi-Lo, que es muy favorable cuando empezamos a patinar ya que ayuda a no caernos para atrás.

P.D.: Lo normal es gastar más las ruedas traseras, por lo tanto ya podéis imaginar lo que sucederá cuando mantengamos durante un tiempo esta configuración Hi-Lo…, ¡efectivamente! todas las ruedas acabaran teniendo el mismo tamaño.

Comparte esto en ...Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Todo lo que necesitas saber para patinar por tu ciudad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies