NIVEL AVANZADO II

TRANSICIONES

Se denomina transición al movimiento necesario para cambiar del patinaje de frente al de espaldas, y viceversa.

Una vez que experimentemos unos días con el patinaje de espaldas, debemos comenzar con este gran tema que nos permitirá combinar los dos tipos de patinaje de una forma rápida y elegante.

Existe una gran variedad de movimientos para este cometido, y nosotros vamos a conocer los más importantes.

No es necesario que aprendas todos. Empieza por el que te resulte más fácil, y practícalo hasta que tengas un muy buen control. Luego puedes atreverte con algunos más para tener más opciones donde elegir, tú decides.

TRANSICIÓN CON EL MOVIMIENTO DEL ÁGUILA

En principio, el movimiento del águila es un movimiento de adorno. Consiste en impulsarnos y colocar la puntas de nuestros patines en direcciones totalmente opuestas manteniendo esta posición mientras nos desplazamos.

Nosotros no vamos a necesitar llegar tan lejos, solo nos vamos a acercar, y esto nos permitirá hacer una transición muy práctica y útil.

No solo es bueno que practiquemos sin patines, sino que es recomendable comenzar de esta manera.

Conseguir tener las puntas de los pies en direcciones opuestas no es tarea fácil; si logras algo parecido a lo que muestra la siguiente foto, será suficiente.

Foto de la posición del águila

La recompensa que obtendremos es poder realizar una transición de forma sencilla, que nos permitirá alcanzar tanto la posición de frente, como la de espaldas.

Vamos a comenzar por el movimiento que más necesitamos en estos momentos, el que nos permita pasar de ir de espaldas, a ir de frente.

No movemos de espaldas, el pie que va en cabeza de la marcha, inicia el movimiento de abertura, buscando la posición del águila, pero justo cuando toca el suelo, le pasamos todo peso y dejamos que el otro patín también gire en la misma dirección.

No preocuparse si ahora mismo no lo tenemos muy claro, porque esta transición la veremos mejor cuando lleguemos al vídeo.

TRANSICIÓN EN PUNTAS Y SENCILLA

Se trata de dos transiciones fáciles, aunque lo de fácil es siempre algo muy relativo, que se realizan de una manera muy similar.

La transición en puntas consiste, como su nombre indica, en levantar las puntas para que nuestro talón pase de ir a la cola de nuestra marcha, a ir en cabeza. Es decir, que de una manera muy sencilla estaremos patinando de espaldas.

Esto se puede empezar a practicar agarrados, y lo único que hay que tener claro es que el patín con el que iniciamos el movimiento, siempre es el situado un poco más atrás.

La transición sencilla, es como una continuación de esta última. También se utilizan las puntas, pero en este movimiento todo va mucho más rápido, y prácticamente no podremos apreciar nada de esto.

Foto primera fase transición sencilla

La clave para ejecutarla correctamente es tener una posición en tijera muy bien marcada, tanto antes como al acabar la transición. Los brazos bien extendidos nos serán de gran ayuda para alcanzar un buen equilibrio.

Foto fase final transición sencilla

TRANSICIÓN CON SALTO

Una transición que nos permitirá tanto pasar a ir de frente, como a ir de espaldas, es la transicion con salto.

Aquí vamos a agradecer si hicimos un buen trabajo con los saltos en el nivel intermedio. Ahora estamos añadiendo la dificultad de tener que dar media vuelta en el aire.

Foto transición con salto

La buena noticia es que podemos empezar a ensayar sin velocidad en nuestros patines, y agarrados.

Como la mayoría de movimientos, la podemos realizar tanto con el pie derecho adelantado como con el izquierdo.

La técnica que vamos a necesitar para girarnos, es una compensación hombros/cadera, y cuando la conozcamos, quizás nos demos cuenta, que sin saberlo, esto ya lo hemos estado utilizando.

Consiste en mover los hombros al lado que vamos girar, saltamos, y cuando giramos la cadera, los hombros vuelven a su posición, compensando nuestro giro, y manteniendo nuestro equilibrio.

Como hemos dicho podemos comenzar a practicar parados, luego pasaremos a probar con algo de velocidad, y finalmente ya nos situaremos en un lugar libre de cualquier obstáculo para acabar de pulir todos los detalles.

Es importante tenerlo todo muy claro, posición inicial, movimiento de transición, y posición final de nuestros patines. Una vez en el aire no hay tiempo para nada.

Si te haces un lío con tanta teoría sigue los consejos que hay en el apartado de “Notas”, y practica sin patines mirando el vídeo en la pantalla de tu móvil, u ordenador.

Céntrate en solo una de ellas, hasta que te resulte muy familiar.

TRANSICIÓN CON GIRO NATURAL

Aquí tenemos una manera elegante de hacer el cambio al patinaje de espaldas. Aunque nos parezca algo sencillo, no lo será en absoluto, y nos llevará su tiempo conseguirlo.

La transición se comienza con un giro cerrado del pie adelantado, luego, con la inercia creada, tenemos que lograr que este mismo pie se ponga en movimiento marcha atrás para completar nuestra transición.

Transición natural

Transición natural

Transición natural

Una posible ayuda es realizar un giro bien abierto con la pierna que está más atrás al comenzar. Dibujará un circulo más grande, y tendremos algo más fácil el completar la rotación de 360 grados, para luego seguir en movimiento.

TRANSICIÓN LEVANTANDO LA PUNTA DEL PIE

Es una transición muy parecida a la anterior. La diferencia es que no giraremos la pierna adelantada, en vez de eso, provocaremos el mismo movimiento levantado la punta del patín.

Tenemos que controlar muy bien el tiempo necesario para provocar el giro: a más velocidad menos tiempo con la punta del patín levantada.

Antes de practicar esta transición, intentaremos desplazarnos en línea recta con el pie adelantado apoyado solo en la rueda trasera. Luego utilizaremos este pie como si fuera un timón y haremos pequeños cambios de dirección.

Finalmente, si ya hemos aprendido la transición con giro natural, solo tendremos que juntar dos cosas que ya sabemos: una giro inicial, y la vuelta completa de la transición anterior.

Conoce mejor en el siguiente vídeo la transición son salto, la natural, levantando, y alguna que otra variante.

Todo esto no solo nos va a servir para realizar transiciones, dominar estos movimientos será fundamental para poder seguir avanzando y alcanzar un gran nivel patinando.

Comparte esto en ...Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Todo lo que necesitas saber para patinar por tu ciudad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies