Comparativa Patines Fitness y Freeskate

Cuando decidimos aprender a patinar, o llega el momento de renovar nuestros patines, siempre pueden surgir dudas sobre qué modelo comprar.

Si ya conocemos este deporte tendremos más opciones, pero quien empieza básicamente tendría que decidirse entre unos fitness o unos freeskate.

Imagen de unos patines fitness y unos freeskate

Hoy vamos a conocer mejor cuáles son su diferencias principales, los diferentes usos que se les pueden dar, y algunos consejos a la hora de ir de compras.

Al final puedes encontrar un resumen con los puntos básicos que tienes que tener en cuenta, con un apartado especial para los más pequeños.

DIFERENCIAS PRINCIPALES

Longitud de las guías

Una diferencia importante entre estos patines es la longitud de sus guías. Una guía más corta nos permite girar mejor, y como los freeskate pretenden ser ágiles para realizar todo tipo de movimientos, utilizan guías lo más cortas posible.

Con unas ruedas de 80mm apenas vemos que queda espacio libre entre ellas.

Imagen que muestra la separación que queda entre las ruedas de unos patines freeskate con ruedas de 80 milímetros

Por otro lado, una guía más larga es más apropiada para rodar y hacer kilómetros, ya que entre otras cosas tendrá un comportamiento menos nervioso y resultará más fácil mantenernos en línea recta cuando rodamos con velocidad.

Esta longitud también nos puede permitir utilizar ruedas de 84mm, algo que puede aportar beneficios a la hora de hacer rutas por la ciudad. Podremos ser más veloces, ganar comodidad al pasar por un terreno irregular, y conseguir que todavía sea más fácil mantener una trayectoria recta.

La diferencia entre estos dos tamaños de guía puede ser de apenas unos centímetros, pero esto es suficiente para tener comportamientos y usos diferentes.

Imagen con la medida de la guía de unos patines freeskate

Calidad de los materiales

Debido a que los freeskate se pueden usar para hacer movimientos agresivos, como los saltos, o bajar por escaleras, utilizan materiales de gran calidad.

La guía estará fabricada en mental con un grueso y diseño listo para soportar todo tipo de golpes.

Y si hablamos de golpes, nuestros pies tienen que estar bien protegidos, por lo que estarán presentes muy buenos acolchados, y sobre todo una bota dura. Otro elemento importante que marcará grandes diferencias.

Imagen de la bota rígida de unos patines freeskate

Comodidad

Al probarnos unos freeskate es normal que la punta de nuestros dedos toquen ligeramente el botín interior. Esto desaparecerá al poco tiempo, pero lo que está claro es que aquí todo está pensando para quede muy bien ajustado, por lo que es aconsejable controlar detenidamente que no haya nada molesto que nos pueda rozar.

En un patín fitness no hay necesidad de tanta protección, y la bota puede ser mucho más flexible. A la hora de probarlos, no sucede lo mismo que antes, y si nos tocan las puntas de los dedos es que necesitamos una talla más grande.

Este es un tema importante, hay que pensar que a veces será la misma talla de nuestro calzado, pero en otras ocasiones puede ser algo más grande. Esto siempre depende de cada modelo y del fabricante.

Por otro lado, las guías nuevas que integran mejor las ruedas bajo la bota consiguen que nuestra altura sea menor. Esto bajará nuestro centro de gravedad, ayudará a mantener nuestros tobillos rectos, y en definitiva es más cómodo, pero hay que tener en cuenta que si no está muy bien reforzado este diseño resultará menos robusto.

Imagen del diseño de una guía para integrar mejor las ruedas bajo la bota

Fijaciones

Solo será posible hacer movimientos medianamente complicados, si nuestro pie se encuentra muy bien sujeto.

Las fijaciones de un patín fitness suelen incluir los cordones, una cinta de velcro, y un cierre ajustable con hebilla, con ellos se puede alcanzar un nivel de sujeción razonablemente bueno. Suficiente para la actividad para la que han sido diseñados.

Imagen que muestra un cierre de velcro en unos patines fitness

Además si solo tienen acolchado en su parte posterior, al apretar con los cordones notaremos un resultado muy satisfactorio, y la fijación ganará muchos enteros.

Imagen de un patín con la caña desmontada

Los freeskate no suelen incluir cierre de velcro, y se sustituye por otra tira ajustable con hebilla, lo que se suele llamar cierre micrométrico, que gracias a la bota rígida nos permitirá apretar y fijar todo lo que necesitemos.

Imagen de un cierre micrométrico

Una duda muy común es no saber si con unos patines fitness vamos a poder realizar ciertos ejercicios y movimientos. La longitud de nuestra guía hará las cosas un poco más fáciles o más difíciles, pero en general siempre vamos a poder hacer practicas sencillas con conos. Algo muy recomendable para ganar equilibrio y agilidad patinando.

Un ejercicio que nos puede ayudar a saber dónde se encuentra el límite, es patinar a una sola pierna. Al hacer giros a uno y otro lado, notaremos como nuestro pie sufre ligeros desplazamientos en el interior de la bota, y esto provocará que ya empiece a ser difícil transmitir la fuerza necesaria con precisión.

Otras diferencias

Otra diferencia entre estos dos tipos de patines puede estar en las fijaciones de la guía a la bota, y de las ruedas a la guía. En los freeskate es más fácil ver guías que se pueden mover lateralmente.

Imagen de la fijación de una guía a la bota

Esto es muy útil si comenzamos a patinar y vemos que nos cuesta mucho trabajo mantener los tobillos rectos, al mover la guía para el lado que los doblamos solucionará el problema.

Además, los ejes suelen ir roscados directamente a guía, cuando lo normal es que en el otro extremo necesitemos un tornillo.

Imagen que muestra dos tipos diferentes de ejes

Esto, entre otras cosas, hará mucho más fácil la operación de montar y desmontar ruedas, y les dará más resistencia. Esto último junto a una guía robusta, y una bota rígida los hacen muy adecuados para todas aquellas personas con más altura, y más peso.

También pueden incorporar sistemas de absorción de golpes, para ayudarnos a la hora de realizar saltos…, y con tantas diferencias de diseño no hay que extrañarse si decimos que son los ganadores…, si de lo que hablamos es de peso.

DIFERENTES USOS

Los patines fitness se pueden usar para dar paseos, hacer ejercicio y ponernos en forma, en definitiva para hacer kilómetros.

Se consideran una buena opción para empezar a patinar, y suelen llevar freno de taco. En algunos casos será muy fácil de quitar, pero siempre hay que asegurarse que incluyan las piezas necesarias, ya que para montar la rueda ahora necesitamos un eje más corto, con la misma longitud que los demás.

Imagen mostrando ejes de diferente longitud

Estos patines suelen ser muy cómodos, con una bota flexible, ligera, con buena transpiración, y con un diseño que puede ser muy parecido al de una bota de calle.

Los freeskate están diseñados para ser más ágiles que los anteriores, pensando sobre todo en personas que ya tengan experiencia patinando. Por eso en muchos casos no llevarán freno de taco.

Se pueden utilizar para realizar patinaje urbano agresivo con muchos saltos, para hacer ejercicios con conos, o también para dar paseos. De hecho se suelen anunciar como patines polivalentes, pero esto hay que saberlo interpretar.

Es cierto que podremos practicar todo esto, pero si necesitamos resistencia es mejor que nuestra guía sea fuerte y robusta, si nos gustan los ejercicios con conos es más recomendable algo más liviano, y en general un patín con menos peso, y a la hora de dar paseos nuestra experiencia nunca llegará a ser igual que con unos fitness.

Como vamos viendo, las características de la guía siempre son importantes para saber el uso más apropiado de cada patín.

Y hablando de apropiado, ambos lo son para aprender a patinar, aunque cada uno tendrá sus ventajas y desventajas.

CONSEJOS A LA HORA DE COMPRAR

Tanto unos como otros suelen montar ruedas de 80mm, una medida ideal para comenzar Está justo en el límite de lo que ya se empieza a considerar una rueda de velocidad, por lo que conseguiremos estos beneficios además de seguir disponiendo de muy buena capacidad para maniobrar.

Si mostramos unos patines en su versión con ruedas de 84mm, y las comparamos con unas de 80 vemos que hay muy poca diferencia, pero para empezar a patinar estos tamaños tan grandes no se suelen recomendar.

Imagen comparando ruedas de 80mm y de 84mm

Cuando se trate de tallas más pequeñas, lógicamente todo será más pequeño y no alcanzaremos estos valores, y más que nada nos tendríamos que fijar en que sean artículos de cierta calidad.

Si estamos pensando en unos freeskate, el primer punto a tener a tener en cuenta, es no olvidarnos de mirar si llevan freno de taco.

Su bota rígida nos sujetará mejor el pie, algo que se agradece mucho cuando estamos aprendiendo, ya que siempre se sufre de mayor inseguridad, pero siempre hay que vigilar de cerca que no notemos puntos de presión que al poco rato ya resultarán muy molestos.

Esto puede llegar a ser muy negativo, uno de los principales objetivos a la hora de comprar unos patines es asegurarnos de que son de la talla adecuada, y que resultan cómodos, de otra manera será muy difícil disfrutar patinando.

El punto fuerte de los fitness es que por menos dinero se pueden encontrar productos muy adecuados para empezar en este deporte.

Aunque esto se complica cada vez un poco más, ya que ahora los fitness tienen guías más cortas, y hay todo tipo de patines de bajo coste, que con unos materiales de menos calidad van hacer que muchas de las cosas que hemos comentado puedan variar.

Por si fuera poco, también podemos encontrar modelos freeskate que rompen moldes, y no se parecen en nada a cualquier otra propuesta. Una variedad que por otro lado es importante para satisfacer diferentes gustos y preferencias.

Imagen de dos patines freeskate muy diferentes

Si no tenemos claro qué es lo que nos gustará practicar en el futuro, o simplemente queremos probar muchas cosas diferentes, puede que la decisión resulte complicada.

Ante la duda, siempre hay la posibilidad de decidirse por unos fitness, aprender todos los movimientos, y alcanzar un nivel avanzado. Todo esto llevará su tiempo, y más adelante si nos apetecen otros retos, nos podemos plantear otras opciones.

Imagen de unos patines fitness y unos freeskate

El tema económico siempre estará presente, pero decidas lo que decidas, no pienses solo en encontrar lo más barato, disfrutar de buenas prestaciones y sobre todo de buenas sensaciones tiene un precio.

RESUMEN

  1. Decidir entre fitness o freeskate
  2. Cuidado con los modelos de freeskate diseñados para slalom, algunos tendrán sus ruedas centrales más grandes que las de los extremos.

  3. Asegurar que sean de la talla correcta
  4. Tienen que ser cómodos, sin ningún punto que nos cause mucha presión
  5. Guía, ruedas, y rodamientos tienen que ser de calidad
  6. Revisar el tamaño máximo de rueda que podremos montar
  7. Revisar que tengan los accesorios que necesitemos, como el freno de taco, y un eje más corto por si lo desmontamos

Los más pequeños

  1. El producto a de ser de una calidad aceptable
  2. Tienen que sujetar bien los tobillos
  3. Comprar talla adecuada, modelos extensibles para que duren más tiempo
  4. Ruedas y freno de taco de goma, no de plástico

Que tengáis buena compra, ¡¡chao!!

Comparte esto en ...Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Todo lo que necesitas saber para patinar por tu ciudad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies